martes, 25 de abril de 2017

"El que inventó la historia de Adán y Eva era muy machista"




Margarita Sánchez Romero
Profesora de Prehistoria y monologuista


Si en una película de romanos aparece un legionario con un teléfono móvil es racord, o sea, una incongruencia, un error de bulto, un disparate cronológico. Que en un largometraje de hombres primitivos aparezcan dinosaurios también es racord. Pero mientras lo del centurión con celular le chirría a todo el mundo, el hecho de que los trogloditas y los brontosaurios compartan tiempo y espacio suele asumirse sin estridencias. Margarita Sánchez Romero (Madrid, 1971, pero criada en Antequera, la tierra de sus antepasados), que es profesora del departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Granada, cree que la culpa es de los Picapiedra, de Pedro y Vilma y el resto de la cuadrilla, aunque tampoco tiene pruebas empíricas que lo demuestren (como buena investigadora, no firma teorías a la ligera). Lo que sí es seguro, alerta, es que los bichos jurásicos se extinguieron hace 65 millones de años, luego es imposible que convivieran con los homínidos. Presentarlos juntos no es una mera equivocación, es un fallo bestial -y nunca mejor dicho-.

A Marga, que es como le dicen todos, le subleva tanto esa confusión prehistórica que la utilizó en la elaboración del monólogo científico y humorístico que la ha convertido en una de las ocho finalistas de Famelab, un concurso de soliloquios organizado en España por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt) y el British Council, con la colaboración de la Obra Social La Caixa.

El próximo día 24 de mayo intentará alzarse con el título de campeona nacional, lo que, a su vez, le serviría para viajar a Gran Bretaña y competir allí con los ganadores de otros países, pero ya en inglés... (Entrevista) ideal.es


*Vídeo relacionado: "En busca de la arqueología perdida" por Margarita Sánchez (Semifinal de Famelab España 2017) 
Vídeo añadido a PaleoVídeos > L.R.1.13 nº 35.


Noticia relacionada: Pérez-Reverte llama gilipollas a una profesora de PreHistoria - Estrella Digital
 

Tecnología punta para descifrar los tatuajes milenarios de las piedras



El arqueólogo berciano Feliciano Cadierno ultima su tesis doctoral en la que gracias a modernos programas informáticos ha podido catalogar 700 pinturas rupestres en Piñera 

Su empeño es dar a conocer las manifestaciones de arte rupestre en la provincia de León y sobre todo en su tierra natal, el Bierzo, para que todas estas pinturas en las rocas extendidas por las montañas, pudieran protegerse y ponerse en valor. El arqueólogo de Vega de Espinareda, Feliciano Cadierno, ha ultimado durante el periodo de Semana Santa los detalles de su tesis doctoral para la Universidad de Valencia sobre el arte prehistórico, que presentará y defenderá en breve.

Son más de 700 páginas de estudio, análisis, catalogación y aportaciones inéditas sobre las pinturas esquemáticas que los habitantes de la zona desde el Neolítico plasmaron en las piedras con ungüentos elaborados con grasas y óxidos de hierro de las propias rocas.

El farallón de Peña Piñera, en la localidad de Sésamo, que ha visto día a día desde niño, parecía albergar secretos y enigmas históricos que Feliciano Cadierno se ha volcado, con tesón en descifrar.

En los últimos años, compagina su trabajo en Londres, con su investigación sobre el arte rupestre en la provincia de León, «al que le dedico menos tiempo del que me gustaría». Pero es que Cadierno está desarrollando su análisis con su único esfuerzo y financiación «y el de mi familia». Y es que no ha conseguido la implicación de organismos ni instituciones relacionadas con el patrimonio en su investigación a modo de beca o ayuda. Únicamente el Ayuntamiento de Vega de Espinareda, explica, se ha interesado por el trabajo, «pero no tienen dinero ni competencias para esto». No obstante, el consistorio que dirige el socialista Santiago Rodríguez, sí ha querido aprovechar el potencial investigador de su convecino, para poner en valor la ruta de senderismo de las pinturas rupestres de Peña Piñera, encargándole el diseño de unos carteles explicativos de lo que muestra el farallón. Pinturas, «no siempre visibles al ojo humano no entrenado», reconoce Cadierno. «Puedes tener las pinturas delante y no te das cuenta». [...] lanuevacronica.com


Relacionado: Las pinturas rupestres de Peña Piñera, nuevos descubrimientos (2014)

La cerveza, la bebida que cambió el rumbo de la historia


 
ni jerarquías ni propiedad privada. Solo una amplia sabana por recorrer y un mundo nuevo por conocer. Los recursos naturales, inagotables. Las comunidades humanas, fraternales. Las relaciones eróticas, abiertas, amistosas y desinhibidas. Así fueron los tiempos de los primeros homo sapiens que pisaron el planeta: un paraíso. Con sus más y sus menos, pero idílico al fin y al cabo. Mas todo cambió cuando se les antojó el elixir de los dioses: la cerveza.

Tal y como explica Roberto del Ferrero, un leonés que se dedica a investigar los nexos entre la historia de la cerveza y de la sexualidad -a lo que ha denominado como Cervexología-, el ser humano y los animales conocen el alcohol desde la noche de los tiempos. “La diferencia entre aquellos protohumanos y el resto de los mamíferos es que hace diez millones de años un antepasado común con los gorilas y los chimpancés sufrió una mutación en la encima ADH4 que le permitió digerir sin mayores problemas el alcohol”. Según la revisión bibliográfica de la asociación cervecera pucelana Ninkasi, a la que pertenece Roberto, esto supuso una ventaja adaptativa: “La fermentación de los frutos caídos de los árboles les aportó mayores nutrientes y un poco de diversión, tanto que hizo que bajaran de los árboles y que les costara volver a subir”. [...] Deia


Entrada relacionada 

Ocupação humana na ilha timorense de Ataúro tem pelo menos 18 mil anos


Ilha de Ataúro ao fundo Miguel Madeira/Arquivo
 
Escavações arqueológicas em Timor-Leste permitiram descobrir gravuras de crocodilos e mamíferos marinhos.

Equipas de arqueólogos detectaram vestígios que comprovam a ocupação humana há pelo menos 18 mil anos na ilha timorense de Ataúro, a norte de Díli, com gravuras rupestres que podem datar de há cerca de 8000 anos.

As investigações foram conduzidas por uma equipa de arqueólogos franceses liderada por Jean-Christophe Galipaud (do Instituto de Investigação para o Desenvolvimento de França e do Museu de História Natural de Paris), que começou recentemente a publicar alguns dos resultados de estudos conduzidos nos últimos anos em vários pontos de Timor-Leste.

Jean-Christophe Galipaud, que começou a residir em Timor-Leste em 2013 – país que visitou pela primeira vez em 2011 –, é um arqueólogo que nos últimos 35 anos se especializou em trabalhos de investigação no Pacífico e no Sudeste Asiático. Depois de três anos de investigação, identificou quatro locais de grande significado arqueológico, dois na região de Balibó, próximo da fronteira com a Indonésia, e os outros dois na ilha de Ataúro, a cerca de 30 quilómetros a norte de Díli.

Em Arlo, no centro de Ataúro, o arqueólogo e a sua equipa encontraram vestígios importantes de aldeias habitadas entre há 2500 e 3000 anos. E em Atekru, na costa do Sudoeste da ilha, os investigadores encontraram vestígios de gravuras rupestres que podem datar de há cerca de 8000 anos. Na mesma gruta em Atekru, Jean-Christophe Galipaud diz ainda ter encontrado vestígios de ocupação humana de há mais de 18 mil anos, a datação mais antiga comprovada até hoje em Ataúro.Recorde-se que os estudos conduzidos [...] PÚBLICO